Donde todos

Donde todos
A la venta en espacioulises.com

martes, 28 de enero de 2014

Desde pequeñita


Siempre fue muy inteligente. A los menos siete meses, sabía leer y escribir. A los menos cinco, se matriculó en el colegio. A los menos dos, comenzó el bachillerato. La selectividad le costó un poco más porque los exámenes casi coincidieron con el parto. Hoy, Ana defiende la tesis doctoral. Estamos todos muy nerviosos. Incluso ella: se le acaba de caer el chupete. Espero que no se ponga a llorar.

15 comentarios:

  1. Asi, así contamos los abuelos lo listos que son nuestros nietos !!

    ResponderEliminar
  2. Como va perdiendo valor el tiempo cuando lo importante es otra cosa

    ResponderEliminar
  3. ¿Precocidad? Capacidad de síntesis. Media vida en cuatro líneas. Talento literario. Muás, hermano.

    ResponderEliminar
  4. :D Hoy, en cierta forma, me has recordado a Quino, el genial papá de Mafalda :D

    Según Quino, “la vida debería ser al revés”

    "Se debería empezar muriendo y así ese trauma quedaría superado.
    Luego te despiertas en un Hogar de ancianos mejorando día a día.
    Después te echan de la Residencia porque estás bien y lo primero que haces es cobrar tu pensión.
    Luego, en tu primer día de trabajo te dan un reloj de oro.
    Trabajas 40 años hasta que seas bastante joven como para disfrutar del retiro de la vida laboral.
    Entonces vas de fiesta en fiesta, bebes, practicas el sexo, no tienes problemas graves y te preparas para empezar a estudiar.
    Luego empiezas el cole, jugando con tus amigos, sin ningún tipo de obligación, hasta que seas bebé.
    Y los últimos 9 meses te pasas flotando tranquilo, con calefacción central, roomservice, etc. etc..
    Y al final… ¡Abandonas este mundo en un orgasmo! "

    Lo tuyo sí que es precocidad !!! y como dice Koncha, una envidiable capacidad de síntesis !!! Todo un ejemplo para mí que siempre me desparramo :D

    Besote grande y sonrisa :)

    ResponderEliminar
  5. Creo que tal como lo pones, vivir la vida al reves, podría llegrar a ser mejor y más placentera, pero me temo que solo queda en letras. y muy interesantes.
    Un abrazo y una buena semana.
    Ambar

    ResponderEliminar
  6. Jejeje qué ingenio. Esto es una historia a lo Benjamin Button. Besos

    ResponderEliminar
  7. Muy buena esta vida al revés! Y concentrada en cuatro líneas. Eso sí que es habilidad.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  8. Jajaja Luis, una chulada de texto sí sr. ese retroceso esa involución desarrollada, una figura compleja la que has conseguido y además divertido, infantil ingenuo y por todo ello natural y refrescante, me ha gustado mucho.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  9. La vida hacia atrás, y aun así con orgullo siempre, seamos los padres, sean los abuelos, pero los logros de esas "pequeñitas" son siempre muy importantes. No hay como ver la parte positiva en una cuenta en negativo. Me gusta!!

    ResponderEliminar
  10. Cómo me lo paso leyéndote... maestro
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. ¡Qué precocidad! Pero digo yo que quizá va siendo hora de que se pare a jugar un poquito ¿no?
    Me ha gustado ver a Ana con chupete y su tesis doctoral bajo el brazo y aún más me ha gustado imaginar la cara de los miembros del tribunal, jejeje.

    Besos

    ResponderEliminar
  12. Muchas gracias a todos por llenar mis cuatro palabras de muchos y variados sentidos. Os lo prometo, se aprende un montón de vuestros comentarios. No os lo imagináis.
    ¡Besazos mil!

    ResponderEliminar
  13. Jijiji. Y cuando tenga cuarenta años aprenderá a jugar a las casitas, o a las muñecas, o al parchís.
    Original y genial a la par.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Hola Román... al principio pensé en no abrir la puerta... luego ya me ha parecido que se puede abrir ;-)
    Besos

    ResponderEliminar
  15. Original y sorprendente. Cosas buenas en frasco pequeño, como los micros... ;)

    ResponderEliminar