Donde todos

Donde todos
A la venta en espacioulises.com

lunes, 10 de diciembre de 2012





Sostengo que cuanto más indefensa es una criatura, más derechos tiene a ser protegida por el hombre contra la crueldad del hombre. Mahatma Gandhi

Los derechos humanos son sus derechos. Tómenlos. Defiéndanlos. Promuévanlos. Entiéndanlos e insistan en ellos. Nútranlos y enriquézcanlos. . . Son lo mejor de nosotros. Denles vida. Kofi Annan

Cuando el gobierno viola los derechos del pueblo, la insurrección es el más sagrado de los derechos y el más indispensable de los deberes. Marqués de La Fayette

Yo creo que todavía no es demasiado tarde para construir una utopía que nos permita compartir la tierra. Gabriel García Márquez


******


El 10 de diciembre de 1998 José Saramago recibió el Premio Nobel de Literatura. Ante toda la nobleza y alta alcurnia que se reúne en la cena conmemorativa, leyó su discurso de Brindis. En el pasado Festival eñe que se celebró en el Círculo de Bellas Artes de Madrid, su viuda, Pilar del Río, nos emocionó a todos con su recuerdo y, entre las anécdotas que contó, se refirió a este brindis. Cuánto siente uno su falta en estos momentos... 


"Se cumplen exactamente 50 años de la firma de la Declaración de los Derechos Humanos. No han faltado conmemoraciones de esta efeméride. Sabiéndose, sin embargo, cómo la atención se cansa cuando las circunstancias le piden que se ocupe de asuntos serios, no es arriesgado prever que el interés público por este asunto comience a disminuir a partir de mañana mismo. Nada tengo contra estos actos conmemorativos, yo mismo he contribuido a ellos, modestamente, con algunas palabras. Y puesto que la fecha lo pide y la ocasión no lo desaconseja, permítaseme que diga aquí unas cuantas más. Este medio siglo no parece que los gobiernos hayan hecho por los derechos humanos todo aquello a lo que moralmente estaban obligados. Las injusticias se multiplican, las desigualdades se agravan, la ignorancia crece, la miseria se expande. La misma esquizofrénica Humanidad, capaz de enviar instrumentos a un planeta para estudiar la composición de sus rocas, asiste indiferente a la muerte de millones de personas a causa del hambre. Se llega más fácilmente a Marte que a nuestro propio semejante. Alguien no está cumpliendo con su deber. No lo están cumpliendo los gobiernos, porque no saben, porque no pueden, o porque no quieren. O porque no se lo permiten aquéllos que efectivamente gobiernan el mundo, las multinacionales y plurinacionales cuyo poder, absolutamente no democrático, ha reducido a casi nada lo que todavía quedaba del ideal de la democracia. Pero tampoco estamos cumpliendo con nuestro deber los ciudadanos que somos. Pensemos que ninguno de los derechos humanos podría subsistir sin la simetría de los deberes que les corresponden, y no es de esperar que los gobiernos realicen en los próximos 50 años lo que no hicieron en éstos que conmemoramos. Tomemos entonces, nosotros, ciudadanos comunes, la palabra. Con la misma vehemencia con que reivindicamos los derechos, reivindiquemos también el deber de nuestros deberes. Tal vez así el mundo pueda ser un poco mejor." 



11 comentarios:

  1. Me levanto y aplaudo este gran discurso! Una entrada magnífica y comparto tus palabras. Se siente mucho la ausencia de este gran escritor en estos momentos. Cuántas cosas nos diría...
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  2. Hola Roman, es muy complicado arreglar este mundo.
    Cuando uno está bien se olvida del que está mal.
    Los de arriba se olvidan de los de abajo. Dicen que hay menos solidaridad que antes y más egoísmo. Muchos celos, muchas envidias...
    ¿Sabes lo bueno de todo esto? Que aquí estamos de paso y que no hay mal ni bien que dure cien años.
    No sé si soy pesimista o realista, pero el panorama lo veo oscuro.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Qué maravillosa entrada, Román, qué grandes hombres, qué genio este escritor a quien necesitamos tanto...

    Gracias por compartirla con nosotros.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Hola Román!
    Vengo siguiendo tu estela por mi espacio y he de decirte que me alegra haberte encontrado.
    Por partes:
    No hay derechos sin obligaciones. NUNCA.

    Todos estamos en la OBLIGACIÓN de defender nuestros DERECHOS y con ello, OBLIGARNOS a mantenerlos. Dure cuanto dure la lucha, en definitiva, no DEBEMOS abandonarla jamás.

    Lo que sucede muy a menudo, quizás demasiado frecuentemente, es que nos olvidamos de las obligaciones que conllevan los derechos. Y por tanto, dejamos de tenerlos, los perdemos por abandono.

    En este discurso que hoy nos recuerdas, Saramago (gran pensador, que supo novelar su filosofía para que el humano de a pie la entediéramos), nos hace ver la OBLIGACIÓN, de mantener los Derechos Universales del Hombre por encima de cualquier lucha, por grande que esta fuera.

    Sin embargo, nos echamos a dormir la siesta del empacho sin darnos cuenta que mientras dormíamos, todo nos era arrebatado, "quitado con violencia". Y al despertarnos, somnolientos aún, el vértigo acobarda a la mayoría, que no sabe DEFENDER sus/nuestros DERECHOS.

    Mientras haya personas que no olvidan, mientras algunos no dejemos de estar en la lucha y difundirlo, mientras sigamos mostrando que las alas de la libertad se extienden mediante la lectura de los grandes pensadores, mientras recordemos citas como las que hoy nos traes, mientras sigamos concienciando a la minoría que nos quiere escuchar, quizá, podamos entre todos recuperar lo que nos roban y dejar a nuestros hijos, aunque solo sea como única heredad: muy alta la dignidad.

    Disculpa mi extensión. Pero estos temas hacen que mis dedos vuelen libres, casi tan libres como mi pensamiento.

    Saludos.


    ResponderEliminar
  5. Bonita entrada, pero deberiamos pensar en hacer algo ya por nuestra cuenta y ayudar al de al lado sin contar con los politicos que como diria mi abuela son una cosa "fuera a parte" yo cada dia tengo una sensacion mas fuerte de que ellos no arreglaran nada y nosotros tampoco porque habremos perdido nuestro tiempo y energia en exigirles que lo arreglen,
    deberiamos empezar a bicotear esta sociedad ayudandonos y dejando de consumir todo lo que ellos necesitan que consumamos, en algun momento tendremos que hacerles saber que no somos nosotros los que los necesitamos a ellos sino al contrario.
    Un besote

    ResponderEliminar
  6. "Cuando el gobierno viola los derechos del pueblo, la insurrección es el más sagrado de los derechos y el más indispensable de los deberes"... Luis Miguel, esta frase, que incluyes en tu entrada, es la indeclinable declaración de ciudadanía, frente a las fuerzas, hoy de muchos tipos, que pretenden arrebatarnos lo que, por derecho natural, es nuestro.

    No va e ser fácil; hoy las fuerzas predominantes son, precisamente, las causantes y beneficiarias de esta demolición inclemente de la sociedad, que se está promoviendo.

    Pero yo creo en el "Ser humano"; así que, como habitualmente suelo pedir... ¡Hay que seguir empujando, tenemos que asustarles!... o no darán marcha atras.

    Estoy contigo, compañero.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Madre mía, qué post!! qué llamada a la movilización, me ha encantado pero también me ha entristecido frases como "Se llega más fácilmente a Marte que a nuestro propio semejante" queda mucha tela por cortar "Tomemos entonces, nosotros, ciudadanos comunes, la palabra."
    Me lo llevo a facebook, esto hay que difundirlo! Besos

    ResponderEliminar
  8. Una gran entrada, Luis Miguel, sobre algo que no debería estar en duda y, por supuesto, se tendría que haber cumplido en todos sus aspectos.
    Creo que el poder está en los verdaderos ciudadanos y no en manos de los que elige, precisamente, la ciudadanía.
    Derechos que son inherentes a todos los Humanos, porque su esencia es nuestro verdadero Patrimonio. Nadie tiene la potestad de disminuirlos ni tocarlos...Es nuestra esencia; tomemos, pues, conciencia de que son nuestros para disfrutarlos con los de los demás.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Comparto sus palabras. Mientras unos duermen, otros manipulan el mundo, nuestro presente y nuestro futuro.
    Va siendo hora de despertar.

    Abrazote y beso.

    ResponderEliminar
  10. Como no podía ser menos, viniendo de quien vienen, estoy completamente de acuerdo con cada una de sus palabras. Lo peor es que también estoy de acuerdo en que no creo que las cosas mejoren ni en los próximos 50 años, ni en ninguna otra fecha, sea por inacción de los gobiernos, de los poderosos o de los ciudadanos comunes.
    En cualquier caso viene bien que palabras como éstas sacudan nuestras conciencias de vez en cuando. Gracias por traérnoslas.
    Besos

    ResponderEliminar
  11. Pues, sí: "Las injusticias se multiplican, las desigualdades se agravan, la ignorancia crece, la miseria se expande." Lo dijo un gran ser humano hace diez años, y, por desgracia, es algo que está tan vigente que se debería de repetir dentro de nosotros cada diez segundos. Aunque con un día de retraso, siempre en la lucha por los DERECHOS DE TODOS LOS SERES HUMANOS. Muás.

    ResponderEliminar