Donde todos

Donde todos
A la venta en espacioulises.com

jueves, 3 de mayo de 2012

RELATO DE UN AMIGO

Hoy os traigo a mi blog el relato de un amigo, Santiago Herreros. Hace tiempo que quería enseñároslo y por fin lo hago. Solo os pido que lo disfrutéis. Os dejo con mi amigo Santi.

                                             INMÓVIL 

 

  Llovía, pero también lucía el sol. Un único nubarrón negro y amenazante estaba aposentado sobre sus hombros. Llovía intensamente, con grandes goterones de agua, pero el resto del cielo estaba curiosamente azul. Decidió esperar a que pasara la nube guareciéndose en el portal de su casa. Pero ni modo… Después de esperar un buen rato, la misma intensidad del agua, el mismo soniquete de las gotas golpeando el adoquín provocando un irremediable sopor. Pasaban los minutos y todo permanecía extrañamente inmóvil. Como hacía a menudo para evitar el desconcierto trató de pensar en algo que le distrajera. Fue entonces cuando se dio cuenta de algo insólito. La calle, por lo normal atestada de coches, estaba increíblemente desierta. Esto le pareció tan gran anomalía que, por un asunto de higiene mental, asomó con curiosidad la cabeza a expensas de mojarse, para divisar a lo largo y ancho de la avenida. Efectivamente, no sólo carecía de autos sino que tampoco había ningún transeúnte. Le resultaba todo inconcebible; una avenida tan concurrida en estas horas del mediodía, con los habituales y ruidosos atascos a la entrada del túnel, se hubiera convertido en ese páramo. Le pareció una alucinación. No recordaba en los cuarenta años que llevaba viviendo en esa casa que hubiera ocurrido algo parecido. La primera idea que tuvo ante tal prodigio fue la de que estuviera en un sueño. Hizo algunos intentos para cerciorarse de que así fuera. Se pellizcó el brazo, se frotó los ojos, trató con denuedo de forzar la voluntad y despertarse. Pero, fracasados sus intentos, comprobó que la nube seguía ahí sin moverse, descargando con la misma saña sus goterones, y el silencio, ahora si se daba cuenta del extraño silencio que existía, seguía imperturbable. Entonces tuvo un momento de pánico que trató de combatir mediante un esfuerzo racional. Y así llegó a varias conclusiones: Primero, que obviamente no estaba soñando. Segundo, que en el tiempo que llevaba en tales disquisiciones, ni un solo ser vivo, ni ningún auto, habían pasado por su espacio visual. Y tercero, y eso era lo que más le inquietaba, en las alturas nada variaba; la nube impertérrita, la lluvia sin cambios de intensidad y alrededor de ella un azul intenso.

  Todo le pareció tan absurdo, tan inconcebible, que por un momento le alejó la preocupación de encontrarse en esa situación. Decidió buscar al portero de la finca para tener ayuda en la interpretación de tan extraño suceso. La puerta estaba semiabierta y llamó con los nudillos. “Eusebio, Eusebio”, dijo levantando un poco la voz, que le sonó metálica, casi con eco.

                        Tenía la certeza de que era un disparate, pero se atrevió a salir a la calzada. Estaba excitado, creía ser el protagonista principal de algún acontecimiento insólito y debía estar preparado para ello. Todo, a excepción de él, detenido en el tiempo... o ¿habría alguien más? La idea de que no estuviera solo le produjo por un momento cierto desconcierto, pero la idea le terminó resultando tranquilizadora. Había caminado con rapidez, cruzando calles sin apenas darse cuenta. Una tras otra mantenían la misma quietud. Ya no le llovía encima, había salido de la nube, pero sentía el cuerpo húmedo y frío. Tenía creído que iba sin rumbo cuando, de repente, le pareció oír un sonido tenue, pero prolongado, que escapaba del silencio al que ya estaba acostumbrado. Aguzó el oído. Puso toda su atención. Y efectivamente algo como un susurro agudo le llegaba diáfano. Rastreó el aire para atraparlo y siguió su estela por avenidas y luego callejas que todas, extrañamente, le resultaron familiares. En poco tiempo el sonido se le hizo tan intenso que podía deletrear en él y tan conocido como si lo hubiera escuchado toda su vida. Era el gemido de su madre, sin duda. Fue cuando se dio cuenta que se encontraba en la casa en que nació. Su vieja casa de Tetuán. Podría acomodarse donde solía hacerlo cuando era niño y esperar la siempre puntual llegada de su madre. Sentir en esa escena cotidiana toda la inmensa alegría que le sazonaba, esa soberbia seguridad de que no estaba solo, de que no estaba desprotegido. Se sentó en el banco del vestíbulo y saboreó por unos instantes el calor que recibía de la ternura de sus propios pensamientos, hasta que el gemido que salía de la habitación de al lado llenó todo el espacio. Se acercó a la puerta entreabierta y se sobresaltó al ver a una mujer sentada en el borde de la cama que sollozaba con las manos ocultando el rostro. Una congoja se le inició a la altura del estómago y tuvo un deseo irrefrenable de acercarse a la mujer, abrigarla con sus brazos. Susurrarle al oído: “No estés triste, mamá. Me tienes a mí... No llores más... Por favor, no llores más...” Pero se quedó inmóvil junto a la puerta. Estaba tan asustado que el miedo le impedía moverse. Era, ahora, tan grande su angustia que no recordaba si alguna otra vez hubiera sido distinto. A pesar del desconsuelo y la pena se dio cuenta que el recuerdo le había traído una imagen, por primera vez en su vida, nítida de su padre haciéndole carantoñas. Huyó apesadumbrado de la escena, de sus recuerdos, de sus pensamientos, de sus visiones... Corrió, corrió, o eso parecía. Atravesó, de nuevo, calles, muchas calles. Lugares que ya no le decían nada, hasta que totalmente desorientado se sentó sobre un poyete de una vieja plaza.

                   Allí se dio cuenta de que no había ningún olor. De que en ningún momento lo había habido. Todo a su alrededor carecía de olor. Y de eso fue consciente cuando percibió, de pronto, un ligero aroma que se movía inconfundible entre la nada. Primero le reconfortó y luego le invadió un grato estallido de bienestar. Sin embargo le costaba trabajo captarlo. Poco a poco fue llenándose de él. Y aunque se moviera de un sitio a otro, ya no podía substraerse a esa fragancia, a un olor apenas perceptible, pero que desde luego reconocía. Provenía de una niña de largas coletas que a escasos metros le sonreía. Le miraba con tanta ternura que se sintió desarmado. Si pudiera tocarla, si pudiera fundirse en ella. Amar, amar..., de la misma manera que la primera vez, cuando descubrió ese sentimiento puro, ingenuo, desbordante. Se sintió tan emocionado que lloró con desconsuelo. La imagen de la niña con sus trenzas se nublaba frente al torrente de sus lágrimas. Y pensó que la vida sólo lo es por ese sentimiento que él una vez, una efímera vez, conoció.

                   Buscó, de vuelta, su casa. Era curioso. Seguía lloviendo de la misma manera sobre la fachada, pero algo había cambiado. No sabía bien si acaso fuese el que antes salía del portal y ahora entraba. Unos delicados golpes de nudillos sobre una puerta le llamaron la atención y una voz apremiante se colaba por sus oídos: “Don Arturo, Don Arturo,... ¿se encuentra bien?... Don Arturo, Don Arturo... Siguió sintiendo áspera la soga alrededor de su cuello, calibró firme el deseo de librarse del mal que le afligía. Entonces en un instante comprendió todo.

10 comentarios:

  1. A amizade, nasce e cresce como flor,
    mas para ela viver,devemos cultivar com amor.
    Rega-la a cada amanhecer.
    Manter a sinceridade sempre.
    Não quero sua amizade por um unico Dia.
    E sim para toda vida. Depois da flor vem a semente.
    Vamos planta-la. Nossa amizade enraizada.
    Ertenizando nossa amizade não terá Fim.
    Agradeço o carinho no blog
    do meu amigo Pedro.
    Paz e luz no seu viver.
    Beijos,Evanir.
    Agradeço seu carinho no blog do amigo Pedro
    estou seguindo seu blog com muito carinho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias, Evanir, por quedarte por mi blog y por tus palabras! Ya he dejado mi huella y mi perfil en el tuyo.
      ¡Besos!

      Eliminar
  2. Suspense hasta el final, amigo Román, tu amigo tiene unas dotes imnatas de narrador, y además va dejando unas huellas livianas, que obligan a continuar leyendo para saber que le ocurre al protagonista. Me ha encantado el relato, y además el final, queda abierto a múltiples interpretaciones... La mía es que creo que el buen hombre se encontraba en esa zona intermedia que separa la vida de la muerte, cuando los recuerdos vividos, afloran, cuando nada es como esperamos, cuando la incomprensión por lo que vivimos se adueña de nosotros... cuando la cuerda con la que se ahorcaba y le iba a llevar a la otra orilla, se rompe, y vuelve al mundo de los vivos...

    ¡Mis felicitaciones a tu amigo, por su excelente relato, lleno de misterio!

    Un abrazo para ti.

    ResponderEliminar
  3. Un relato genial, desde luego. Y con suspense, de los que a mí me gustan. :-)

    ResponderEliminar
  4. Este es ese momento en el que dicen que estas a punto de cruzar la linea y ves tu vida pasar.Don Arturo ha tenido suerte de encontrar algo por lo que le merecia la pena vivir añadido a que algo ha fallado en su intento,o no?
    El suspense está servido, felicidades al creador.
    Un beso para ti

    ResponderEliminar
  5. ¡Vaya final! Te deja con la duda... ¿Habrá comprendido que hay muchas razones para seguir viviendo? O ya fue tarde? Un magnífico relato. ¡Gracias por compartirlo!
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  6. ¡Gracias por pasar por aquí! Espero que mi amigo Santi lea vuestros comentarios y se de una vuelta por mi blog. Os doy las gracias en su nombre y le dejo las puertas abiertas para cuando desee volver a mi casa.
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  7. ¡Ay, esos nubarrones que se nos posan sobre la cabeza y no vemos la forma de espantarlos...! Interesante el relato de Santi. Creo que debes animar a tu amigo a integrarse en nuestro grupo de blogocreadores (¿se diría así?) para darnos a conocer más historias. Muás.

    ResponderEliminar
  8. Me ha encantado, la verdad es que últimamente me he enganchado a los relatos, te dejan pensando un rato y eso me gusta.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  9. La mejor web para ver la TV por internet : www.sigueTV.com Podrás ver todos los canales de TV incluso GOLTV, y además todos los partidos de la jornada de futbol de españa y otros paises.
    Síguelos en facebook: www.facebook.com/pages/SigueTVcom/211740678936507 Y si quereis descargar peliculas/series/musica o software, la mejor web es www.mistorrent.com

    ResponderEliminar