Donde todos

Donde todos
A la venta en espacioulises.com

sábado, 22 de diciembre de 2012

EL FIN DE NUESTRO MUNDO


¿De verdad que hoy no se ha acabado el mundo? Al llegar la noche he visto este platillo volante sobrevolar el cielo de Madrid. Luego, han ocurrido cosas muy extrañas...
Las calles de mi barrio se han tapizado de hojas secas; incluso he creído oírlas temblar...
He vuelto corriendo a casa, asustado. Yo, tan escéptico siempre, he sentido miedo. Abro la puerta y la luz de la lámpara ha reflejado sobre la pared del fondo del pasillo sombras, arena y agua... 
No he podido pasar. 
Al bajar, las escaleras se hacen eternas; después de un peldaño parece que naciese otro nuevo, y otro... 
Estoy en la calle. Se oyen músicas de tambores, gritos, sirenas...














Unos seres que jamás había visto se mezclan entre la multitud que ha salido despavorida de sus hogares. Algunos llevan fosforescentes cascos sobre sus cabezas...

Ya no me cabe la menor duda. Son ellos. Han venido. No quisimos hacer caso de las profecías. Han venido. Les hemos dejado. Primero se hicieron los dueños de nuestros gobiernos y nos enseñaron sus bonitos trajes y sus envenenadas palabras, envenenadas de mentiras que vosotros creísteis. Y ya no querrán irse de este nuevo mundo que han traído en sus platillos volantes.

Amanece sobre los edificios de Madrid. Ya no puedo volver a mi hogar, están ellos, me han echado. Nos echan de nuestras casas de nuestra de vida, de nuestro mundo... 

Sus cuadrigas dominan nuestro cielo y solo nos queda una pregunta tras los nubarrones:
¿De verdad que vamos a permitir el fin del mundo?

16 comentarios:

  1. Una forma maravillosa y elegante de contar lo que está pasando. ¿Si vamos a permitir que se acabe el mundo? Yo creo que a mucha gente le daba igual que hoy se acabara. Pero a "ellos", los que nos han invadido no les da igual. Están demasiado acomodados y les asusta que se les acabe el chollo.
    Un abrazo, Román.

    ResponderEliminar
  2. A-lu-ci-nan-te... aunque soy de las que esperan iniciar la reconquista. Hermano, sus platillos volantes no me asustan; las luces fosforescentes, quizá me dejan algo deslumbrada, pero con unos buenos anteojos que nos protejan aislaremos el miedo, detendremos la invasión y volveremos tranquilos a nuestras casas. Muás.

    ResponderEliminar
  3. NO, Román, lo que se avecina es el fin de un mundo: el fin de los mundos de la mentira, del egoismo, del dinero robado, de la insolidaridad, etc...

    Yo sigo mirando el cielo con optimismo... así me va pero yo sigo creyendo en ello. :)

    Abrazotes, muchos.

    ResponderEliminar
  4. Ojalá llegara "ese" fin del mundo, pero la condición humana no cambiará. Hagamos que nuestro pequeño espacio sea un lugar para la esperanza y así con muchos pequeños podamos hacer uno grande.

    ResponderEliminar
  5. Me has dejado alucinado...nunca mejor dicho.
    Me ha venido a la mente la serie mítica "V". No podemos dejar que nuestra forma de vivir y de existir sea mutada por alguien que está donde está gracias a estos, a veces, ingenuos Terrestres.
    Excelente Entrada...Me ha encantado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Si fuera una película ahora llegaría el héroe que dirigiría la revelión y nos libraríamos de ellos para acabar respirando tranquilos en un mundo que no se acaba.
    Espero que en esta realidad seamos muchos héroes anónimos los que consigamos frenar esta destrucción.
    Me ha gustado mucho tu forma de narrarnos este fin del mundo que pone los pelos de punta.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Estoy con Jara, apuesto por esos héroes incansables que no vamos a dejar que llegue el fin del mundo. Besos

    ResponderEliminar
  8. Es que la imaginación no tiene límites para Román, qué maravilla de post. Me ha encantado leerlo, auqneu me ha dolido reconocerlo. Peor como dice la hermanísima, detendremos la invasión!! Besos

    ResponderEliminar
  9. Vengo a avisarte de que no se acabó el mundo.
    Aunque lo intenten algunos
    Besos y Felices Fiestas

    ResponderEliminar
  10. Que he disfrutado leyendo tu entrada. Bueno disfrutado y sufrido, que se siente la invasión. Pero como bien dice tu hermana, ¡detendremos la invasión!
    Besotes y felices fiestas Román!!!

    ResponderEliminar
  11. ¡Pués nó, no les tenemos miedo!, incluso si ponemos un gesto lo suficientemente feroz - y ya lo vamos consiguiendo - seran ellos los aterrados. Ellos pretenden invadirnos para atesorar prebendas, nosotros defendemos nuestro modo de vida... ¡La razón esta de nuestra parte!...

    Un abrazo a todos los que están descubriendo a los invasores.

    ResponderEliminar
  12. Al final el mundo no se acabó, aunque quizá se acabe nuestra manera de entenderlo. De momento, la navidad ha llegado y te deseo que la pases con quienes de verdad importan.

    Besos

    ResponderEliminar
  13. ¡Gracias por pasar por mi mundo! Ya estoy de vuelta en el de todos para desearos una Feliz Navidad y deciros que en el platillo volante no había nadie. Estaba teledirigido...
    ¡Besazos y abrazotes!

    ResponderEliminar
  14. JAJAJAJAJAJ, pero que intrigada estaba leyendo el relato....hasta que descubrí , que es una alegoría !!1 jajajaj, ha quedado genial !!besos y felices fiestas !!

    ResponderEliminar
  15. Fantástico, Luis, como siempre :). El fin del mundo hace tiempo que está llegando y hay gente que no lo ve, pero cada vez somos más los que hacemos frente a los "invasores" que nos quieren arrebatar nuestros derechos y, como decía Brecht, "... hay gente que lucha toda la vida, esos son los imprescindibles". Un abrazo

    ResponderEliminar