Donde todos

Donde todos
A la venta en espacioulises.com

sábado, 21 de abril de 2012

CRÓNICA MÁGICA. 19/4/2012

















“Para que estén conmigo, con nosotros, en este salón, mis “virtuales” amigos blogueros, os voy a rogar que cerremos un momento los ojos. Por favor, solo un momento………….. Ya. Ya están aquí.  Bienvenidos.”
Me apetece comenzar esta entrada, desde mi blog, con las palabras que elegí para teneros a todos vosotros conmigo. A los blogueros y a los que, sin disponer de un blog, os pasáis por aquí a leer lo que cuento. En la sala seríamos unos ochenta amigos, (entre ellos, Pablo, nuestro amigo de Lapizplumapapel) pero, en mi corazón, tuvisteis que estar muy apretados en esos sillones que os dije (¿os acordáis?) que iba a poner para que os sintieseis dentro de él lo más cómodo posible. Espero que, aún con las apreturas, os emocionaseis tanto como yo. Porque fue una tarde, y parte de la noche, que jamás se me olvidará.
Han sido unos días muy duros, muy intensos (hubo momentos en los que parecía que los problemas que surgían querían hacerse los únicos protagonistas), los que me han llevado hasta las veinte horas del día diecinueve de abril del año dos mil doce, hasta ese momento en el que os presenté las veinticuatro historias que, hace menos de cuatro meses, se fundieron en una sola para que la Editorial Círculo Rojo las convirtiera en mi libro de relatos y me las enviara a casa en el interior de cinco cajas. De cinco cajas llenas de libros y de ilusiones.
“Como os decía, sin vosotros, familia, yo no estaría aquí. Gracias, Lucía, tú eres la que más ha tenido que soportar mis nervios por intentar que todo esto saliera bien y a la que más tiempo de estar juntos estoy robando con mi pluma. Y gracias a todos, a los que estáis y también a los que no habéis podido estar hoy.”
Me uní con Román (porque ahora soy yo, Luis Miguel el que está con vosotros), con Julio, con “La sombra de las horas”, con Koncha (y Kafeto, por supuesto) y con mis sobrinos para hablaros del blog y de mi nueva vida literaria y para leeros dos relatos que son el alma de mi libro: EL TIEMPO y LIBERTAD.
Mi hermana Koncha regaló a mi libro sus palabras, como siempre repletas de poesía.
Os sugiero que os tumbéis un ratito a la sombra de “EL CASTAÑO MILENARIO”: Un cuento ecologista donde se mezclan en una pócima mágica la amargura  y el desencanto ante el inevitable deterioro de la naturaleza,  avasallada por la mano del hombre.   
Y por último, quise exponeros una idea que rondaba por mi cabeza.
“El arte puede venir envuelto, como un caramelo, de mil formas: las sedas que abrazan el cuerpo femenino tejiendo sensuales movimientos al son de una melodía; o las tapas que encierran páginas que comenzaron vacías y que ahora están repletas de letras, de palabras; o una blanca pantalla enrollable en la que reflejar instantes de vida.
Y la ficción de un libro puede ocupar quinientas páginas, como un caramelo gigante; o los veinticuatro relatos de un libro  pueden ocupar ciento treinta y dos páginas, como un caramelo pequeño, como una bolita de anís.
Pero, lo esencial, es que el sabor de este caramelo, a veces dulce, a veces amargo, a veces alegre, a veces triste; se instale eternamente en un rinconcito de nuestro paladar para, cuando lo necesitemos, pasar el extremo de la lengua por él y que nuestras papilas gustativas se recreen de nuevo en sus historias.”
Mis dedos y mi pluma se fusionaron para agradecer, con mi dedicatoria sobre la segunda página del libro, el cariño que me demostráis día a día. Fueron unos minutos o fueron unas horas, no lo sé, todo ocurrió de la forma más natural y armoniosa que nunca hubiese pensado. Y mientras firmaba vuestros libros, porque cuando un escritor entrega su libro este pasa a ser parte de la vida del lector, vi, o más bien intuí, que el champán, el chocolate y los dulces navegaban entre nosotros. Y la felicidad. Sí, una palabra muy utilizada y que nadie sabe a ciencia cierta su significado. Yo lo adiviné en vuestras caras y lo sentí en mi interior.
He dejado para el final mi agradecimiento a la EDITORIAL CÍRCULO ROJO, a sus trabajadores, que tanto han sufrido para intentar, y conseguir, que las zancadillas que preparaba el azar nunca nos hiciesen caer. Y mi agradecimiento a Ricardo Dávila, mi anfitrión, al que un inoportuno (para mí y para los que estaban conmigo) e inaplazable rodaje no le permitió acompañarnos más que unos momentos. Y mi agradecimiento a Aurora Montero que, desgraciadamente, a causa de otra de las zancadillas de las que he hablado antes, no pudo hacernos degustar su arte, aunque sí su presencia.
Y mi enorme agradecimiento a la presentadora perfecta, a mi amiga Carmina, que con sus palabras, como un mago, esparció multitud de afables destellos que iluminaron la sala.
“Hace unos meses Lucía me dio el libro en clase de baile. Empecé a leer en el suelo del vestuario atándome las zapatillas y no pude parar de leer…”

20 comentarios:

  1. Felicidades muchas felicidades, me alegro tanto que todo saliera bien, que estuviera a tu gusto, que estuvieras arropado por tu familia, incluido Kafeto y como le he dicho a Concha un detalle por tu parte invocar a tus amigos blogueros, gracias por tenernos presentes. Ahora a por la segunda, que no has hecho más que empezar, besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Pero cómo no voy a invocaros! Y me parece demasiado poco lo que yo os ofrezco para el apoyo y la amistad que estoy recibiendo de vosotros. Y me da mucha rabia no poder atender vuestros blogs y a vosotros. Y sí, vendrán más presentaciones... ¡Ya no paro!
      ¡Miles de gracias, Silvia, y un besazo!

      Eliminar
  2. ¡Pues ya está "to" dicho, hermano! Y si falta alguna coma que la ponga Asterix... que le tenemos un poco celosón. Muases.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Asterix también está estresado? Ahora, al que veo como una rosa es a Kafeto...
      ¡Muases!

      Eliminar
  3. Me alegro un montón de que, a pesar de las dificultades que querían hacerse las protagonistas, al final todo haya salido bien y hayas podido disfrutar de esa noche mágica. Fue una pena no poder estar allí, aunque ya sabes que me pedí hace días un sitio en esos sillones que pusiste. :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias, Espe! Sí, yo creo que los problemas hacen que se disfrute más cuando has visto que el resultado final ha sido el deseado. Y en esta ocasión supero todas mis expectativas. Aún estoy bajo los efectos de la tarde-noche... Ha sido una pena no verte por allí, pero noté que mis sillones estaban a tope.
      ¡Un besazo!

      Eliminar
  4. Felicidades, se te ve y lee pletórico! Me alegra que todo saliera así de bien, que te sintieras rebosante de alegría y de satisfacción a pesar de los nervios, de los preparativos y de los contratiempos. Que todo te siga igual o mejor.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias, Pilar! Es que todavía no he bajado a la tierra... Yo creo que ya no tenía ni nervios, se debieron de marchar hartos ya de mí.
      ¡Un besazo!

      Eliminar
  5. ¡Muchísimas felicidades!!! Me alegro un montón que todo saliera tan bien y que estuvieras tan bien acompañado. Como dice Pilar se te ve pletórico, la mejor señal de que todo fue perfecto. Y muchas gracias por esos silloncitos tan cómodos que nos pusiste. Todo un detalle el que tuviste!
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias, Margari! Es que solo con ver la primera foto, con mis sobris y mi hermana, ya me vuelvo otra vez a emocionar. Y luego sigo viendo las otras, mi familia, mis primos, Lucía, mis amigos... ¡Y a vosotros en los silloncitos! Y es que, cuando las miro, os siento en todas las fotos...
      ¡Un besazo!

      Eliminar
  6. Una auténtica gozada, así fue la presentación de La sombra de las horas.

    Reconozco que no soy muy objetiva, que ha podido influir en mi juicio el hecho de encontrarme rodeada de los mejores amigos y que el objeto de esa reunión fuera asistir a la presentación en sociedad de un libro con el que he pasado buenos momentos.
    Pero es que a pesar de esos nervios inevitables hicisteis una presentación absolutamente genial.

    Supisteis crear un ambiente increíblemente agradable, íntimo y cercano, para hacernos sentir también, a todos los que tuvimos el privilegio de estar allí y a los ausentes a los que sabiamente convocaste, un poco partícipes del duro alumbramiento de tu libro.

    Los compañeros con los que te rodeaste para que te ayudaran no podían haberlo hecho mejor. Desde la introducción de Carmina, a la lectura de esos emblemáticos textos del libro por parte de tus sobrinas, pasando por esa actuación estelar de Román y Julio en la que nos contaron su experiencia bloguera y acabando con las hermosas y sentidas palabras con las que tu hermana Koncha nos emocionó a todos.

    Y qué decir de la alegría de los asistentes cuando empezó a correr el cava y surgieron platos con deliciosos pedazos de tarta y riquísimas cholocatinas. ¡A esas alturas estábamos todos entregados! ¡Hasta Kafeto en la presidencia de la mesa aplaudía!

    Fue una velada verdaderamente agradable, en la que nos entregamos al disfrute de algunas de las mejores cosas que nos ofrece la vida: buena literatura, charla intrascendente o no tanto, un sorbo de cava, unos dulces... y sobre todo, sobre todo, la impagable compañía de grandes amigos.

    Por todo ello, mi querido Luismi, te doy las gracias a ti, porque como siempre supiste estar a la altura de la excepcional persona que eres.

    Un abrazo y un beso enormes.

    Una más que amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Pero Paloma, hija mía, ¿tú que haces al otro lado del bloguerío?! ¡¡¡Ayyyyyyyyyy... que grandísima bloguera y reseñadora nos estamos perdiendo!!! Gozada fue la otra tarde y gozada es leer tu comentario sobre todo lo que allí pasó. Y ahora me voy a mi blog a responderte, que aquí no quiero entrometerme más de lo necesario. Un besazo.

      Eliminar
    2. Paloma, me has dejado sin palabras. Me lo he, nos lo hemos, tenido que leer dos veces. Me dan ganas de presentarme en tu casa y darte un achuchón, porque Marcos y Jose lo mismo se molestan si les despierto, es la una y cuarto de la madrugada, que si no...
      Lo voy a volver a leer... ¡Ufffff!
      ¡Gracias, gracias y miles, millones de gracias por lo que has sentido! Y por contárnoslo así.
      ¡Un besazo de tu, también, más que amigo!

      Eliminar
  7. Me alegro mucho de ver que todo fue bien. Ha sido esta de las veces en que me ha dado rabia no poder estar presente., por eso te agradezco que tus palabras nos hayan acercado a ese día, así como que recordaras a quien no fue por causas mayores y no por dejadez o comodidad.
    Lo dicho, felicidades y guarda este momento. Es de esos que gusta recordar una y otra vez hasta sentir que se desgastan.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Pero si estuvisteis todos! Así lo sentí, Silvia. Fue una tarde-noche imposible de olvidar. Aunque las neuronas fallen, esta fwcha seguro que no se borra.
      ¡Gracias y un besazo, Silvia!

      Eliminar
  8. Enhorabuena Luismi, por el libro, por la familia que tienes, por los amigos que te rodean, por tu talento, por esa velada mágica que se convirtió en una reunión familiar en la que estoy segura de que todos, todos los que tuvimos la fortuna de estar allí, nos sentimos como en casa. El que siembra, recoge, y lo pudimos comprobar todos la tarde noche del jueves 19 de abril. ¡Gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con tu permiso, Carmina, me voy a dar yo mismo la enhorabuena por tenerte a ti de amiga. Ocupas un lugar muy destacado entre la gente que me está llevando en volandas por esta aventura en la que me he embarcado.
      Te guardé, y os guardé a todos, en la maleta que me lleva a Barcelona.
      ¡Muchas gracias por estar ahí y un besazo!

      Eliminar
  9. Enhorabuena y felicidades para todos, están guapism@s en las fotos , se os ve contentos y felices que es lo mas importante !!!besosss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias Rosa! Sí, fue una presentación que nunca olvidaré. ¡Qué gente tengo a mi lado!
      Besazos.

      Eliminar
  10. Sigue adelante, estoy convencido de que nos vas a dar muchas alegrias con tus obras. Gracia por permitirnos acompañarte en tu presentación. Abrazos de Ángela y Pablo.

    ResponderEliminar